Los clubes de lectura en la era de Internet

Los clubes de lectura en la era de Internet

Dicen que la época tecnológica lo ha cambiado todo, pero no es cierto. Todo sigue igual, solo que se ha adaptado a los nuevos tiempos. Por ejemplo, puede que sí hayan dejado de pasarse tantas notitas escritas en clase por debajo del pupitre. Pero eso no significa que los jóvenes no se comuniquen furtivamente entre risitas; lo siguen haciendo, pero ahora en lugar de ser a través de papeles arrancados de libretas, es a través de apps del móvil. Se sigue haciendo lo mismo, pero de una manera distinta. Y así sucede con los clubes de lectura en la era de Internet.

Los clubes de lectura en la era de Internet

¿Qué son los clubes de lectura?

Un club de lectura es un grupo de personas que leen un libro (previamente escogido) al mismo tiempo y quedan en un lugar y hora concretos para comentar lo leído. Es decir, una manera de hacer que el acto de leer sea menos solitario. Todavía se siguen haciendo clubes de lectura en bibliotecas, librerías, cafeterías (doy fe, en mi ciudad los he visto en esos tres sitios en concreto)… Pero gracias a Internet la barrera de la distancia ha sido eliminada. Ahora ya no importa si en el lugar donde vives no hay clubes de lectura o los que hay no te interesan porque no leen libros que te gustan. Gracias a la tecnología de hoy en día puedes formar parte de clubes de lectura o de lecturas conjuntas concretas en Instagram, Twitter, Telegram, WhatsApp, Facebook, Goodreads, YouTube… ¡Será por falta de apps y redes sociales!

LOS CLUBES DE LECTURA EN LA ERA DE INTERNET

A día de hoy he participado en lecturas conjuntas o he formado parte de clubes de lectura en diferentes plataformas desde hace varios años. Hoy vengo a explicarte qué características he visto que todos tienen en común (o que más se repiten). Además de darte mi opinión personal sobre los que más me han gustado o he visto que funcionan mejor (y por qué). Pero, como diría mi amigo Jack, vamos por partes… (Hoy la originalidad está de vacaciones, sorry 🙈)

Diferencias entre club de lectura y lectura conjunta

Vamos a empezar por la unidad más pequeña, que es la LECTURA CONJUNTA: es la coordinación de varias personas para leer y comentar al mismo tiempo un libro en concreto.

Se caracterizan por:

  1. Elegir un canal en concreto de comunicación. Normalmente es un grupo en una red social específica. O también he visto LCs (abreviatura de lecturas conjuntas) en las que cada participante iba comentando libremente en cualquier red social lo que le iba pareciendo el libro con un hashtag especial para esta lectura conjunta. Por ejemplo: si se  va a leer El canto del cuco de Robert Galbraith (pseudónimo de J. K. Rowling), un posible hashtag sería #LCCantoCuco.
  2. Además, el organizador de la LC suele establecer un ritmo (calendario) de lectura, puede ser diario, semanal…, estableciendo qué capítulos o páginas se leerán en cada tanda y fijando un día y una hora concretas para comentar. Por ejemplo: todos los domingos se comentan 5 capítulos a partir de las ocho de la noche o desde que todos los participantes hayan llegado a la página fijada.
  3. También puede pasar que alguien se rezague porque esa semana tenga mucho trabajo o lo que sea. En cuyo caso lo más normal es que el resto del grupo comente según lo establecido y esa persona no entre al grupo para no comerse spoilers y ya cuando haya leído la tanda correspondiente, se reengancha y comenta sin problema.
  4. Una vez se lee el libro, ese grupo se suele abandonar y el hashtag, dejar de usarse.
Ejemplo lectura conjunta
Imagen de Campanula Azul en Pixabay

 

Ejemplo de lectura conjunta: recientemente he participado en las lecturas conjuntas de El lamento de la sirena (Libertad Delgado) organizada por Maribel Abad y de La constelación de los dragones (Maribel Abad) organizada por Aritz Pérez Berra. Ambas en grupos de Telegram.

En estos casos hemos leído y comentado el libro en cuestión, x capítulos por día y los comentábamos al día siguiente, mientras leíamos los siguientes capítulos. Y, una vez terminadas las LCs, lo normal suele ser agradecer el buen rato y salirnos. Aunque ambos siguen activos porque nos hemos cogido cariño y somos unas cotorras. Pero las lecturas conjuntas en sí oficialmente ya se han acabado y ahora hablamos de otras cosas que no tienen nada que ver, como buen grupo de colegas adorables y bibliófilos que somos. 😍

CLUB DE LECTURA: es un grupo de personas que se coordinan para leer más de un libro, es decir para realizar varias lecturas conjuntas.

Se caracterizan por:

  1. Tener un nicho general donde poder elegir qué lectura se va a leer cada mes (o el plazo de tiempo que ellos hayan estipulado). Por ejemplo, un grupo en Goodreads o Facebook.
  2. Larga duración en el tiempo. Es decir, los clubes de lectura como mínimo duran un año, muchos años (hasta que se canse la persona que lo administra) o hasta que se hayan leído todos los libros programados. Por ejemplo: si se van a leer los siete libros de Harry Potter, uno por cada mes, ese club de lectura durará siete meses. Sin embargo, al tratarse de una misma historia a veces en lugar de club de lectura se le denomina lectura conjunta.
  3. Elaboración de publicaciones, hilos o discusiones concretas para cada libro o, lo que es lo mismo, para cada lectura conjunta. E incluso también de hashtags para poder comentar cada LC en cualquier red social. Pero la mayor parte suele hacerse en la red social o app elegida.
  4. El proceso de lectura y debate suele ser el mismo explicado en las lecturas conjuntas.
  5. Pero, a diferencia de las primeras, en los clubes de lectura no se sale del grupo una vez terminada una LC, se queda para seguir leyendo y comentando las próximas. A no ser que solo te interesase un libro de todos los programados en el club, claro.
  6. También es muy común que se realicen encuestas para elegir las siguientes lecturas conjuntas.
  7. Los miembros de los clubes de lectura no están obligados ni mucho menos a leer tooodos los libros programados, solo los que te interesen o en los que te venga bien participar. Pues recordemos que es un pasatiempo, no una obligación.
  8. Además, tanto en las LCs como en los clubes de lectura son los propios miembros los encargados de hacerse con los libros que vayan a leerse, da igual en papel o en digital (por eso muchas veces se habla de capítulos y no de páginas), da igual tuyo, tomado prestado de un amigo o de la biblioteca, de eBiblio… Incluso en algunos casos, si el autor está implicado, puede ceder algunos ejemplares en digital o hacer descuentos especiales para la ocasión para que todo el mundo pueda acceder a su lectura.
Ejemplo club de lectura en la era de Internet
Imagen de IvanPais en Pixabay

 

Ejemplo de club de lectura: como ya he mencionado antes, estoy participando en una lectura conjunta de la saga Harry Potter.  Pero aunque en las redes sociales se conozca como lectura conjunta, al leerse varios libros y ser bastante prologanda en el tiempo, entraría dentro de los clubes de lectura.

Este en concreto, organizado por Slawka y Mamen, se comenta por un grupo de mensajes privados de Instagram. Se hace un grupo concreto para el libro que se vaya a leer y, una vez leído, los participantes anunciamos si queremos seguir con el siguiente y se hace un grupo nuevo para el próximo libro. En este caso leemos una media de 100 páginas por semana y las comentamos a partir de la noche del domingo. Además, al ser cada libro un poco más grueso que el anterior, la lectura de cada libro se prolonga un poco más en el tiempo, adaptándose al ritmo de lectura. Por supuesto, como regla obligatoria está el no hacer spoilers, porque aunque la mayoría estemos releyendo la saga, hay gente que la lee por primera vez y hay que respetar su derecho a sorprenderse.

Y, como novedad o particularidad de este club de lecura, me veo en la obligación de mencionar que al principio de la lectura de cada libro, las organizadoras nos envían por correo a todos los participantes un detallito relacionado con los libros. Por ejemplo: un marcapáginas con un personaje y frase de los libros, una pulsera hecha a mano del color de tu casa de Hogwarts… Estos detallazos cuestan mucho trabajo e inversión monetaria por parte de las organizadoras, así que desde aquí les quiero agradecer que se hayan tomado tantas molestias y esfuerzo en hacer que la experiencia sea realmente mágica e inolvidable.

¿Quién los organiza?

Lo más común es que lo organicen bloggeros literarios, bookstagramers, booktubers… Vamos, toda la gente que se dedica a difundir la literatura y sus lecturas en las diversas redes sociales y plataformas. Pero también puede darse el caso en el que lo organicen los propios autores de los libros. Entonces, ¿cómo me entero yo de que se ha creado un nuevo club de lectura o una lectura conjunta?

Muy sencillo: siguiendo a este tipo de personas en sus redes sociales. Ahí te enterarás de lo que van a leer, si van a organizar algún club o lectura conjunta… Además, si alguien anuncia que se ha comprado x libro o que va a comenzarlo y da la casualidad de que tú también, puedes proponerle hacer una LC. Así de sencillo y espontáneo.

Con lo cual, mi recomendación es: sigue a gente con inquietudes literarias parecidas a las tuyas, tanto a lectores como a escritores. De esta manera no te perderás ninguna iniciativa de este tipo y te asegurarás de que se vayan a leer libros más o menos de tu gusto.

Por ejemplo: Gracias a un grupo de escritores de Facebook, El escritor emprendedor, conocí a Adella Brac y a su Club de lectura de fantasía juvenil. Ella, que es escritora de fantasía, tiene  gustos literarios afines a los míos y, por lo tanto, me interesan muchos de los libros que propone en su club de lectura.

¿A partir de qué edad se puede entrar en un club de lectura?

No nos engañemos, por más que Instagram diga que sus usuarios deben tener de catorce años en adelante… eso no siempre se cumple. ¿Qué pasa si un adolescente quiere entrar en un club de lectura? Nunca he visto que hay restricciones de edad, salvo la marcada por las propias lecturas. Es decir, que si en un club de lectura se van a leer todos los libros de Santiago Posteguillo, que de media suelen tener unas mil páginas y son histórica de la buena, pues igual a alguien de once años no le convenga mucho. Pero si es un club de lectura de literatura juvenil, pues ahí igual está en su salsa.

Y ni falta hace que diga que al igual que no hay un mínimo de edad, ¡tampoco hay máximo! He estado en clubes de lectura donde había gente de 13 años y gente de 53 y tan ricamente hemos estado. Así que, por favor, ¡nada de prejuicios! La edad para leer un libro la marca nuestra comprensión lectora y nuestra pasión literaria, no nuestra fecha de nacimiento.

Madre e hija disfrutando de la lectura de un mismo libro, sin importar sus edades.
Imagen de 5311692 en Pixabay

 

¿Qué tengo que hacer para apuntarme?

Como ya he dicho, la mejor forma de enterarse de estas iniciativas es por las redes sociales. Así que lo más normal es que la persona organizadora haya expuesto las normas del club en algún lugar visible: en historias destacadas de Instagram, en el apartado Información del grupo de Facebook, en la descripción del vídeo informativo de su canal de YouTube… Y, si no las encuentras, mándale un mensaje privado preguntando por la dinámica de su club de lectura y seguro que esa persona estará encantada de responder a todas tus preguntas al respecto. ¡Fuera la timidez!

¿Solo se puede hablar de las lecturas del club?

Como ya he dicho, cada club tiene sus propias normas y sistemas para ir comentando las diferentes lecturas conjuntas. Pero, ante todo, un club literario se crea para hablar de literatura y todo lo que tenga que ver con ella es bien recibido. De esta manera si alguien ha leído un libro ajeno al club y quiere recomendarlo porque piensa que hay miembros a los que les puede interesar, ¡no hay problema! O, por ejemplo, ahora que recientemente se ha estrenado la nueva adaptación de Mujercitas en el cine, ¡por supuesto que se puede hablar de ella!

Básicamente lo único que no suele estar permitido hacer en los clubes de lectura es spam o hacer publicidad descontextualizada de tus redes sociales, blog, etc. ¿Qué quiere decir descontextualizada? Pues que si estáis leyendo Neverwhere de Niel Gaiman, no tiene mucho sentido que salgas tú con la última receta de lubina a la plancha de tu blog de cocina. Ahora bien, si estuviérais leyendo Chocolate de Joanne Harris y compartes un post de tu blog de cocina donde imitas una de las recetas del libro… ahí sí que que tiene mucho sentido e incluso aporta valor al club porque es una forma de hacer la lectura más real.

¿Se entiende por dónde voy? En todo caso, si quieres compartir contenido tuyo, nunca pongas el enlace y desaparezcas. Explica por qué compartes esa publicación en concreto, qué crees que les puede interesar de ella, etc.

Además, hay clubes donde se establece un día a la semana o al mes dedicado al contenido propio de cada uno de los miembros del club donde se pueden compartir cosas totalmente ajenas a las lecturas por el placer simplemente de conoceros mejor y apoyaros entre vosotros en vuestros proyectos particulares.

Como ya digo, no te preocupes, todo esto suele estar indicado en las normas del club y, si no está y haces algo indebido, no te preocupes porque alguien te explicará tu error. La primera vez suele hacerse esta llamada de atención de manera muy amable, pero si ya conoces las normas y repites un  error varias veces… Ve con cuidado que muchas veces es motivo de expulsión del grupo.

Así que, please, ¡respeta las normas! No están ahí para fastidiar, sino para hacer más fácil la convivencia y el entendimiento entre todos y, por supuesto, para no quitar protagonismo a los libros elegidos.

¿Por qué debería apuntarme a un club de lectura?

Esto ya es algo muy personal de cada uno y no es algo estrictamente necesario para tu vida. Pero sí que puede ser una experiencia muy interesante. En mi caso suelo tener varias posibles razones para participar en clubes de lectura:

  1. Avanzar con mi lista de pendientes. Por ejemplo: hace muchos meses comencé Mansfield Park de Jane Austen, pero lo dejé cuando solo me faltaba un treinta por ciento del libro porque los personajes me estaban poniendo muy nerviosa. Evidentemente, no quería dejar sin terminar un libro de Austen, pero no lo acabé hasta que en El club de la pecera del canal de YouTube La pecera de Raquel propusieron Mansfield Park como lectura conjunta. Así que en me uní a comentar cuando llegaron a los capítulos por donde me había quedado y ver que mis impresiones eran bastante comunes en el grupo de la LC me hizo sentir que no estaba sola y nos animábamos unas a otras a terminarlo.
  2. Fangirlear… digo, compartir impresiones, teorías, amor-odio por los personajes, etc. A mí sobre todo me gustan los clubes de lectura donde se puede ir comentando el libro antes de acabarlo, es decir, conforme se va leyendo. Esto hace, como he dicho al principio, que este hobby tan solitario lo sea un poco menos. Las opiniones del resto de los miembros te acompañan durante tu lectura, te nutren con sus impresiones del libro. Puede que ellos hayan captado un matiz que a ti te haya pasado por alto y le aporta algo nuevo a tu lectura, o viceversa. O quizá haya diversas interpretaciones de un mismo hecho y eso de pie a un debate o a muchas hipótesis (a cuál más disparatada) sobre lo que ocurrirá en las siguientes páginas… Es decir, un club de lectura hace de tu pasión por la literatura algo más interactivo y no tan monótono.
  3. Aclarar dudas. No nos engañemos, leer es una acción muy compleja que requiere de atención, memoria como mínimo a corto plazo, realizar conexiones mentales y emocionales… No voy a caer en el tópico de decir que las personas que leen son más inteligentes, porque en este mundo hay de todo. Pero sí que es cierto que leer requiere de ciertos procesos mentales a veces un poco complicados. Y no voy a negar que hay veces que no le encuentro sentido a x pasaje de un libro, que no conozco x cosa a la que se ha hecho referencia, que se me olvida el nombre o la historia de un personaje que salió tres libros antes (en el caso de leer una saga)… En cuyos casos viene muy bien tener a gente que esté leyendo lo mismo que tú para que te resuelvan esas pequeñas dudas.
  4. Debatir, aprender. Un libro puede tener tantas interpretaciones como miradas que lo leen. Yo misma no había caído en la comparación o metáfora que hay entre la figura de los dementores de Harry Potter y la depresión. Eso es algo a lo que han hecho referencia en el club de lectura sobre Harry Potter en el que estoy y que me han descubierto por primera vez en mi tercera lectura del tercer libro. Porque los clubes de lectura sobre todo sirven para nutrir, añadir valor a nuestra visión o interpretación de un libro con las de otras personas. Además, el saber no ocupa lugar (o eso dicen) y si te rodeas de gente maja, respetuosa, con mentes inquietas y corazones enormes, creedme que los momentos de compartir vuestras opiniones valdrán oro. Porque a tu lectura del libro se le sumarán otras de gran valor que nutrirán y enriquecerán la tuya.
  5. Por los jajas. Digo… los buenos momentos. Porque los clubes de lectura no dejan de ser reuniones (físicas u online) de gente que se junta para hablar de una pasión en común. Así que como en toda buena reunión de amigos, suelen ocurrir momentos entrañables, chistes maravillosos (o malísimos y precisamente por eso son dignos de recordar), audios para partirse de risa… Es toda una experiencia. Y, si sale mal y no te gusta, tienes la ventaja de que en las redes sociales puedes bloquear a quien te haya hecho pasar un mal rato. xD
Mejores experiencias en clubes de lectura en la era de Internet
Imagen de Pexels en Pixabay

 

¿CUÁLES HAN SIDO MIS MEJORES EXPERIENCIAS EN CLUBES DE LECTURA?

Como ya digo, he estado en varios y no todos han sido experiencias perfectas y maravillosas, por eso os quiero comentar lo que yo he visto que funciona mejor. Por supuesto, es una opinión totalmente personal y subjetiva, con lo cual no quiere decir que lo que me funcione o más me guste a mí le vaya a funcionar o a gustar a otras personas. Pero por si tenéis curiosidad y os sirve, os lo cuento:

Mejores plataformas

Para lecturas conjuntas: Telegram. Es como WhatsApp, pero el resto de participantes no tienen por qué ver tu número de teléfono, lo que implica más privacidad. Además, puedes dejar un mensaje anclado con las normas o división de capítulos.

WhatsApp es la siguiente app más utilizada para LCs, pero a mí no me gusta mucho porque implica menos privacidad, es como un poco más desorganizada y más básica que Telegram (con menos funciones). Además, aunque yo no suelo ser muy organizada, me chirría mucho ver el grupo de mis amigas, el de mi familia y el de la LC. No sé, es como mezclar el mundo personal con el literario y me suena súper raro. Por eso WhatsApp suelo usarlo para conversaciones personales y Telegram más para las LCs. Esto último es algo personal mío, pero ya que me pongo a hablar de mis experiencias… Pues lo cuento todo.

También he visto que los organizadores de las LCs hacen un directo en Instagram o YouTube y los participantes van comentando al tiempo que esa persona comparte sus impresiones. Pero tampoco me convence mucho ese sistema ya que me da la impresión de que no todos los componentes están a la misma altura, puede ser que a alguien no le venga bien ese horario, que unas conversaciones se solapen con otras y al ser en tiempo real no da pie a profundizar en x cosas…

Eso sí, una vez hice un directo en YouTube en el que participaban el autor, el organizador y dos o tres personas más. Fue una experiencia maravillosa porque todos estábamos al mismo nivel, como en una vídeollamada, y podíamos ver la reacción de todos a tiempo real, escuchar todos los tonos de voz, las risas… Fue increíble. Os recomiendo muchísimo esta experiencia y también os dejo aquí el vídeo por si os entra la curiosidad de ver la tertulia que se montó con respecto al libro El otro lado de Samuel Estepa organizado por Kralicus Literario. (Acabo de revisionar un trozo y… OMG, MI PELO, ¡QUÉ HORROR!)

Para clubes de lectura: grupos de Facebook o Goodreads. Porque en ambas puedes tener tu propio grupo y hacer publicaciones, concretas para comentar ahí las diferentes LCs. Además, puedes hacer distinta publiaciones para comentar diferentes cosas. Por ejemplo: en el grupo de Goodreads de El club la pecera hay discusiones o publicaciones dentro del grupo y se dividen en LC Mujercitas (por poner un ejemplo) con spoilers y LC Mujercitas sin spoiles. Así cada uno puede elegir dónde comentar y en qué momento según su avance en la lectura. Además, ambas plataformas dan pie a crear encuestas, converaciones y feedback muy fácil de localizar.

He visto también clubes de lectura en grupo de mensajes directos de Instagram y en grupos de WhatsApp. Pero insisto en que no me gustan mucho porque las conversaciones se hacen más caóticas. Mientras que en Facebook o Goodreads puedes tener todas las publicaciones organizadas por temas, etc., en estas plataformas los mensajes se pasan, a veces no se distingue bien quién reponde a qué si no lo hace adecuadamente… Además, está el hecho de que yo puedo entrar a Instagram con la única intención de responder a los mensajes del club de lectura, pero írseme los ojos hacia las últimas stories o publicaciones y al final acabar procrastinando.

Mejores ritmos de lectura

Como he podido comprobar en los últimos clubes de lectura en los que estoy participando, lo que mejor me funciona y más fácil me resulta de seguir el ritmo es leer unas cien páginas por semana. De esta manera, tanto en el club de lectura de Harry Potter como en el de Temblor (organizada por Sonámbula que no despierta) comentamos de normal los domingos por la noche qué ha ocurrido en esas cien últimas páginas. Es una cantidad que no se me hace pesada y a la que llego con facilidad con tres ratitos de lectura de media horita (siempre con un margen de error dependiendo del libro, el tipo de letra, etc.). Además de que es una cantidad que da pie a que ocurran suficientes cosas en las tramas para poder sacarle jugo con el resto de los miembros del club.

Mejores sistemas de puesta en común

Como ya he dicho antes, lo mejor para mí siempre es ir comentando a medida que se va avanzando y no dejarlo todo para el final porque entonces puede que se te hayan olvidado cosas, que algo que tú pensabas que iba a tirar por un lado al final ha ido por otro y ya no tiene sentido comentarlo… Y aunque en realidad no pasa nada si no puedes comentar cuando lo hace la mayoría de miembros, porque tú puedes reincorporarte días más tarde, sí que es cierto que me gusta que estemos al mismo tiempo conectados un mínimo de 3 ó 4 personas porque recibir el feedback inmediato da pie a conversaciones muy chulas y hace que parezca que de verdad estamos en una cafetería de tertulia literaria al más puro estilo Café Gijón.

NO SÉ SI ME DEJO ALGO…

Creo que ya os he dado la información más básica y general sobre qué son y cómo funcionan los clubes de lecutra en Internet. De hecho, puede que os haya dado más información de la que veníais buscando. Pero aun así seguramente me deje algo importante en el tintero. Así que si tenéis cualquier otra duda, si habéis participado en algún club y creéis que debería añadir algo más… ¡CONTADME! Y, por supuesto, quiero conocer vuestras experiencias en los clubes de lectura, tanto físicos como online. 😍

Pero no puedo irme sin recomendaros todos los clubes de lectura que he mencionado. Son mis favoritos y todos me han aportado muchas cosas tanto a nivel literario como personal.

Un abrazo enorme y, ya sea solos o acompañados, que tengáis felices lecturas :3

Utopía - Ana Calatayud L.

Cosecha del 96, escritora de fantasía y romántica. Actriz (empezando en el doblaje) y graduada en Educación Primaria con mención en Educación Física que aspira a convertirse en bibliotecaria.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Hola guapa, me encanta tu blog porque cada entra es muy minuciosa no dejas nada al azar, esta todo organizado y estructurado y no te olvidas de nada, se nota que manejas el tema.
    Gracias especialmente por la mención que haces a mi club de lectura. ¡Gracias mil!
    Desde el punto de vista de la organización, mi club es muy pequeñito en cuanto a personas integrantes y también de edad, lleva solo unos meses en funcionamiento, y aunque manejo de manera personal creo que todas las redes sociales, hacerlo para un club de lectura es dificilísimo, me he encontrado muchas barreras y aún no he encontrado solución a todos los problemas, el peor de ellos comentar. Facebook está muy bien, pero se pierden los comentarios con tantas publicaciones, no soy partidaria de los grupos de IG, aunque también los he usado, Goodreas, para mí, es el que mejor te deja organizarlo, no hay una red social ideal para ello, pero todo se andará o yo no he encontrado la solución…

    Me ha encantado tu post, lo comparto para que otras personas puedan leerlo.
    Besitos mil guapetona

    1. Ains, no sabes lo que significa para mí que pienses eso de mis artículos. Siempre es un placer que el trabajo de una sea valorado. ¡Mil gracias!
      Y muchísimas gracias también por compartir tu experiencia. Sin duda, eres una valiente por lanzarte con este club de lectura que es de lo mejorcito que he visto. Pero sí que es cierto que Facebook al no estar planteado para este tipo usos, tiene sus limitaciones, pero yo creo que las defiendes bastante bien. Aunque si algún día necesitas ideas para que todo se vea más organizado, sabes que aquí me tienes. Eso sí, me alegra que coincidamos en que Goodreads es la mejor plataforma, por el momento, para los clubes de lectura en Internet. Así que no te desanimes porque, aunque siempre se pueda mejorar, tú lo estás haciendo muy bien ^^ Y si necesitas ayuda con algo, ¡no dudes en pedírmelo!
      Y muchísimas gracias por hacer que el post llegue a más gente, eso me hace muy feliz 😍 ¡¡Un abrazo enorme!! :3

  2. Yersey Owen

    ¡Hola! Me ha encantado la entrada, es muy completa. Además, me gusta que las personas del sector animen a otras a unirse a todo tipo de cosas que fomentan la literatura 🙂

    1. ¡Hola, Yersey! Mil gracias, me alegra muchísimo que te haya gustado el artículo. ☺ Y por supuesto, cualquier método de fomento de la lectura es bienvenido ^^ ¡Un abrazo enorme! :3

Deja una respuesta