Lista de deseos de Navidad de una lectora y escritora con el corazón ardiendo

Lista de deseos de Navidad de una lectora y escritora con el corazón ardiendo

En esta entrada te iba a hablar de la lista de deseos de Navidad que los lectores y escritores agradecemos que se nos regale por estas fechas. O en cualquier momento del año, porque eran cosas bastante prácticas. Pero entonces he recordado que hoy, 16 de diciembre, es el cumpleaños de una amiga de las de verdad, Diana Haley. Y, qué casualidad, nos conocimos gracias a la literatura. Un canal de booktube me hizo una entrevista, ella la vio y empezó a seguirme en mis redes sociales. Poco a poco fuimos hablando, hasta que en el festival Celsius 232 de 2018 nos desvirtualizamos al final de la charla de Brandon Sanderson. Fue un momento mágico en todos los sentidos.

Desde entonces, hemos compartido cientos de mensajes por Instagram, por WhatsApp, audios, videollamadas, correo postal y un sinfín más de formatos. Y la verdad es que me duele en el alma no poder estar con ella un ratito a finales de este año, porque me encantaría abrazarla, darle en persona la enhorabuena por haber terminado el borrador número uno de su primera novela, darle las gracias por haber beteado mi El legado del bardo

Entonces me he dado cuenta de que hay ciertas cosas no materiales que me gustaría pedir estas Navidades como lectora y como escritora. Así que, sin ningún orden de preferencia, ahí van:

Wishlist de Navidad literaria

 

1. Constancia y motivación para acabar mi novela antes del deadline

Ese palabro en inglés quiere decir fecha tope, fin de plazo, etc. En mi caso, quiero enviar el Proyecto Kelly a un concurso literario. Por lo tanto, no solo debo haber acabado la novela antes de esa fecha, sino, como mínimo, dos meses antes para que me dé tiempo a: enviar el manuscrito a algún lector beta, que me lo devuelva con su feedback, darle una vuelta teniendo en cuenta sus comentarios y registrarla en la Propiedad Intelectual.

Solo de pensarlo me pongo taquicárdica porque eso significa que tengo que acabar la novela en marzo. Es decir, escribirla en solo cuatro meses (llevo uno para cuatro capítulos de veinticinco) cuando lo más rápido que he escrito una novela hasta la fecha ha sido un año. Así que, aunque he dicho que no hay orden de preferencia de deseos, este se queda con el primer puesto sin dudarlo.

2. Respeto y compañerismo en el mundo de literario

De normal estoy en mi mundo. Pero aún más en las épocas de mucho trabajo y presión porque suelo desconectar bastante de las redes sociales. Por eso muchas veces me entero tarde de ciertas cosas que pasan y, en esos momentos, me alegro de vivir en mi burbuja. Y es que me parece increíble que, teniendo todos algo en común, que nos une y por lo que luchar juntos, todavía haya gente que ponga su ego por encima de todo y de todos.

Podemos no estar de acuerdo, podemos tener gustos y visiones diferentes, podemos tener metas distintas, encontrarnos en diferentes puntos del camino… ¡En la variedad está la virtud! Lo que no podemos hacer es echar barro por encima de los demás para ver si así nosotros brillamos un poco más. Por si te lo estás preguntando, no, no estoy hablando de ningún caso en concreto. Pero sí que es cierto que cada x tiempo surgen disputas, rivalidades, envidias, faltas de respeto, malentendidos… injusticias que yo no quiero a mi alrededor.

Ya es bastante difícil decirle a mi familia y amigos que no quiero dedicarme a la carrera que he estudiado para apostarlo todo por la literatura, como para que encima la gente del mundo literario esté en una guerra constante con los demás tirando así piedras a su propio tejado, a mi tejado. Para eso (para desprestigiar y poner las cosas más difíciles a la cultura/arte) ya está la política, ya están los prejuicios, ya está el maldito virus… No nos metamos los dedos en nuestras propias llagas, por favor.

3. Un mundo libre de spoilers

Este deseo de Navidad puede parecer muy superficial, pero no lo es en absoluto. Porque todos tenemos derecho a disfrutar de nuestras historias favoritas (ya sean libros, películas, series…) por primera vez y sorprendernos con ellas. Pero yo quiero ser más específica.

Una cosa es que un troll de Twitter haga la gracia, y otra muy distinta es que tu autor favorito te haga un spoiler como una catedral de un clásico que estás leyendo. Sí, Neil Gaiman me ha hecho un spoiler gigante de Las crónicas de Narnia. Ya sé que a estas alturas tendría que haberme acabado la saga (solo me quedan dos libros de los siete que son), ¡¡pero no costaba nada poner una notita al comienzo del libro o del relato (el libro en cuestión es Objetos Frágiles)!! Ea, ya puedo anotar la peluquería en mi lista de lugares donde he llorado. Que soy una Persona Altamente Sensible, ¡esto no se puede hacer!

Pero quiero ir todavía más allá de que te destripen datos muy importantes de las obras de ficción que estás consumiendo. También quiero pedir que a mí no se me escape ningún spoiler de mis novelas. Porque hay veces que los autores nos emocionamos, tenemos tanta ilusión y ganas de que conozcáis a nuestros personajes, de que os emocionéis, riais y sí, incluso que sufráis, con las historias que han salido de nuestro corazón, que a veces nos embalamos hablando ilusionadísimos de nuestros libros y PLAF, clímax a tomar por saco.

A mí personalmente creo que no me ha pasado, pero sí me he tenido que morder la lengua muchíiisimas veces. Y oye, que al final duele. Así que pido un sistema para evitar hacer spoilers sin tener que salir malherida por el camino, gracias.

Y, ahora que me acuerdo, esto también vendría genial para cuando nos adelantamos en el ritmo de lectura de una lectura conjunta. Entonces tenemos que anotar lo que queremos comentar en un sitio aparte. Así nos aseguramos de comentar solo hasta donde estaba estipulado y no spoilear a nadie que sea menos ansias que nosotros. Pero estaría bien que alguien hiciera ese trabajo por nosotros.

4. Más concentración a la hora de leer

Envidio a la gente a la que le engancha una novela y no la suelta durante horas hasta acabarla. ¡Quiero ese superpoder! Porque, como mortal corriente y moliente que soy, da igual lo mucho que me atrape un libro: si tengo sueño, me duermo; punto pelota. Y ya estoy harta. Porque como los libros de placer y reseñas los leo por la noche en la cama, el resultado al final siempre es el mismo y así no hay quien avance ni reduzca su pila de pendientes.

5. Trabajo satisfactorio y bien remunerado

Ya lo sé, esto lo pedimos todos, no solo los lectores y escritores. Pero en este caso tiene mucho que ver porque cuando tienes un trabajo que te apasiona y por el que te pagan bien, tienes dinero para independizarte, irte a un lugar más grande con más estanterías y no tienes que hacer malabares con tu paga semanal cual adolescente quinceañera para comprar todos los libros que quieras. Por no hablar de que ir a las ferias del libro, presentaciones literarias y festivales no es gratis, que la gasolina del coche y del cuerpo no se pagan solas.

Así que, si te apetece contribuir con este deseo de Navidad, puedes comprar mis libros aquí, contratarme para hacer las guías didácticas de tus libros para trabajarlos en aulas de Primaria y Secundaria aquí y dentro de unos meses ofreceré servicios como lectora profesional.

6. Adiós, bicho de las narices

Todos sabemos a lo que me refiero. Porque, en primer lugar, se ha llevado por delante muchas vidas humanas, mucha salud y mucha calidad de vida. Pero, centrándome en la literatura, se ha llevado todo lo que he dicho en el punto anterior: presentaciones literarias, ferias del libro, festivales, clubes de lectura, cursos y talleres presenciales… Y no hay nada que desee más que poder abrazar y compartir cara a cara mi pasión y mi trabajo con otras personas que sienten la literatura tan fuerte dentro de su corazón como yo. Porque, aunque el fuego no es amigo de los libros, nuestros corazones arden cuando algo late tan fuerte y al unísono dentro de nosotros.

Porque puede haber parones o bloqueos lectores, puede que nos enfademos cuando nos hacen spoilers (Neil Gaiman sigue «cara la paré»), puede que abandonemos libros a medias, que nos quedemos en casa cuando todo el mundo va al Celsius… pero lo que nada ni nadie puede apagar es el fuego de esta pasión tan especial que nos une.

Si estás leyendo esto es porque tú también tienes el incendio más bonito del mundo dentro de tu corazón. Y solo quiero pedir que las llamas sobrevivan a esta maldición para que, cuando pase, podamos juntarnos y que el calor y la luz que desprende esta pasión llegue a todos los rincones del universo.

¿Cuál es tu lista de deseos de Navidad?

Utopía - Ana Calatayud L.

Cosecha del 96, escritora de fantasía y romántica. Actriz (empezando en el doblaje) y graduada en Educación Primaria. Ayudo a autores a pulir su historia y presentarla de manera atractiva a las editoriales.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Marieta

    Llego un poco tarde, pero te doy muchos ánimos y espero que el Proyecto Kelly tenga mucho éxito ^^. Y tu lista de deseos me ha parecido muy interesante.

    ¡Un abrazo, felices lecturas y hasta la próxima!

    Marieta ~ Relatos de una náufraga

    1. ¡Nooo, no es tarde! Y muchísimas gracias, ahí vamos, poco a poco porque me cuesta mucho salir de mi zona de confort. 🙈 ¡Me alegra que te haya gustado!
      Un abrazo y felices lecturas ✨

Deja una respuesta

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.