Guía rápida para corregir una novela

Guía rápida para corregir una novela

Hace apenas unos días que terminé de corregir una novela. Más concretamente, el Proyecto AKA, del cual pronto sabrás el título porque lo desvelaré en mis redes sociales este lunes a las siete de la tarde (hora peninsular española). Pero hoy no he venido aquí para hablar de mi libro, sino del tuyo. Hoy quiero compartir contigo una guía rápida para corregir una novela.

Estos te ayudarán en el caso de que quieras pulir al máximo tu manuscrito antes de mandarlo a corrección para que el profesional tenga menos carga de trabajo, creo que lo agradecerá mucho. Pero también puedes revisarlos cuando ya hayas pulido todo el contenido y la ortografía, gramática y estilo de la novela. Es decir, cuando tu manuscrito ya haya pasado por los lectores beta y por un corrector cualificado. Estos son los últimos pasos para que tu novela quede perfecta. Esos en los que a lo mejor no os habéis fijado ni tú ni tus beta ni tu corrector (que ya sería raro, pero por poder, puede pasar). Y, como cada gota del mar cuenta, aquí estoy yo para decirte que te fijes en esos pequeños detalles.

[Al final de este post encontrarás una ristra de artículos y vídeos maravillosos que te ayudarán con las primeras y más exhaustivas correcciones].

Guía rápida para corregir una novela

Por supuesto, quiero dejar claro que no soy correctora y esta es solo mi experiencia personal de las últimas chorraditas que tuve que pulir antes de enviar el manuscrito final a la editorial. Pero como seguro que hay más personas en la misma situación que yo, pues ahí va:

GUÍA RÁPIDA PARA CORREGIR UNA NOVELA

1. Adverbios terminados en -mente

Si tu novela ya ha pasado un filtro profesional, este punto ya debería estar resuelto. Pero, si no fuera así, no pasa nada, es algo que puedes arreglar de manera bastante rápida.

¿Por qué eliminar los adverbios terminados en -mente? No, tranqui, no tienes que eliminarlos todos, solo la mayoría (qué alivio, ¿eh?). Esto es así porque son palabras «paja», que, en la mayoría de casos, redundan, no aportan información nueva o relevante.

«Estaba completamente segura de que vendría».

«Estaba segura de que vendría».

¿Cambia el sentido de la frase? ¿Aporta información valiosa? Si la respuesta es no, adverbio fuera.

En otros casos se puede encontrar un sinónimo, cambiar un poco la estructura de la frase, buscar una comparación… Esto me lo enseñó L. M. Mateo de Delirios y palabras, una correctora fantástica que me comentó que quería hablar del tema en una newsletter, así que corre a suscribirte para no perderte la valiosa información que siempre comparte.

Pero vamos con la pregunta del millón, ¿cómo quito los adverbios acabados en -mente sin releerme por vigesimoenésima vez mi manuscrito? Yo lo hice con Word. Puse en el buscador «mente,» «mente.» y «mente » (con espacio). Por supuesto, muchos de esos «mente» se referían a la mente de pensar, entonces pasé de ellos, pero el resto eran adverbios. Fue cuestión de releer la frase en concreto en la que aparecían (porque el contexto lo identificaba con solo leer tres palabras de lo mucho que ya había machacado el texto) y ver si era un adverbio del que podía prescindir o no. Algunos los eliminé y otros los expresé de una manera diferente. La verdad es que te obliga a usar el coco y liberar tu creatividad.

2. Artículos o pronombres mal escritos

Por todos es sabido que, por más que se corrija un texto, siempre se va a colar alguna errata. Y una de las que más me encontré fue haber puesto «el» en lugar de «le» (y viceversa) o «al» en lugar de «la». Esto ya sí que fue más rollazo, porque seguí el mismo proceso de poner en el buscador esas palabras en cuestión con combinaciones diferentes de espacios: un espacio delante, un espacio detrás y un espacio tanto delante como atrás. Como era de esperar, salían muchos más resultados y a lo mejor solo había 1 mal de cada 200 (por poner un ejemplo), pero solo por corregir ese 1 a mí ya me mereció la pena, igual a ti también.

3. Dos espacios

A veces sucede que le damos dos veces sin querer a la barra espaciadora y no nos damos cuenta. Por eso es importante poner en el buscador dos espacios y ver cuántos hay en nuestro texto. Este error es muy fácil de corregir: solo tuve que eliminar uno de ellos y listo. Como ya os decía, es una minucia, pero importante si quieres ofrecer un producto lo más pulido posible.

Este apartado es aplicable, por supuesto, a los dos puntos cuando solo debería ir uno o a los cuatro puntos cuando deberían ser tres.

Cómo corregir una novela con un café al lado
Imagen de Engin Akyurt en Pixabay
Consejo de escritora harta de la corrección de su novela: mímate.
Es un proceso arduo y necesitas estar con tus 5 sentidos al 100%.
¡Date un capricho de vez en cuando!

4. ¡Ojito con las repeticiones!

Es cierto que el Word nos marca las repeticiones cuando detecta que has escrito una misma palabra dos veces seguidas. Pero no lo hace con los conjuntos de palabras repetidos. Por ejemplo:

«La casa casa era verde». En este caso, Word nos suele subrayar «casa casa».

«La casa la casa era verde». Sin embargo, en este otro caso, al no haber una misma palabra duplicada seguida una detrás de la otra, no nos lo marcaría.

¿Cómo se corrige este problema?

Evidentemente, la única solución fiable es revisar el texto completo. Yo lo hice en mi ultimísima revisión y fue cuando le dije al lector de voz de Word que leyera en voz alta por mí. (Y créeme que para futuras novelas no voy a esperarme a la corrección final para usar esta opción).

¿Qué es eso del lector de voz de Word?

Es una herramienta muy útil para corregir cualquier tipo de texto, no solo una novela. Viene de perlas para revisar artículos, trabajos de fin de grado… lo que sea. Se encuentra en la barra de menús, en el apartado Revisar. Ahí aparecerá Leer en voz alta. Además, es maravillosa porque puedes aumentar o disminuir la velocidad de narración que, ya de paso, confieso que está muy bien lograda. Se nota que es un robot, obviamente, pero cuando le das cierta velocidad notarás que coge mucha fluidez la lectura, respeta las pausas de las comas, etc. Por supuesto, no es perfecta, porque cuando aparecía un «No.» lo leía como «número», como si fuese una abreviatura en lugar de un adverbio de negación. Pero el apaño te lo hace y gracias a ella me di cuenta de este problema de las repeticiones de conjuntos de palabras que el Word no las subrayaba como errores.

5. Faltan tildes

No sé si te pasará como a mí que hay veces que no pulso bien algunas teclas del teclado, sobre todo las que se hacen con el dedo meñique. Y qué casualidad que es con este con el que aprieto la tecla de las tildes… Así que sí, a veces hay palabras que deberían llevarla, pero no lo hacen. Y, para colmo, en la mayoría de los casos mi Word no me las marca como erróneas, así que no me percato de ellas hasta la corrección (e incluso a veces en esta se me escapan, porque mi cerebro tiene tan interiorizadas las tildes, que se las imagina automáticamente).

Para corregir esto también viene muy bien el lector de voz, porque suele respetar bastante los acentos de las palabras y puedo captar en seguida si alguna me chirría. Por supuesto, también puedo poner en el buscador terminaciones comunes de palabras con tilde, como -ción (que, si no me han informado mal, todas llevan tilde): canción, sensación, natación, superación, desesperación… Y ver si todas llevan su tilde correspondiente. Esto solo servirá para las palabras agudas con esta terminación en concreto, pero bueno, por probar, no se pierde nada.

Estrés al corregir una novela
Imagen de Jan Vašek en Pixabay

 

Artículos recomendados sobre cómo corregir el primer borrador de tu novela

Estos son los trucos más o menos rápidos que empleé para terminar de pulir mi novela. Espero que alguno de ellos te sirva. Pero, si lo que estás buscando es una guía o consejos para enfrentarte a las primeras correcciones de tu novela, te recomiendo que le eches un vistazo a estos artículos y vídeos. Créeme, ¡algunos valen sus palabras en oro! Y te ayudarán a no verte tan atacada como la chica de la foto. 😉

  1. Megapost: cómo corregir tu libro con un corrector profesional, por Simplemente MJ
  2. 14 pasos básicos para corregir tu libro, por Gabriella Literaria
  3. Cómo corregir tu novela cuando no te llega el presupuesto (I): Ortotipografía, por La escritora entre el centeno
  4. 10 consejos para corregir una novela… y el secreto para publicarla, por Relatos Magar
  5. Cómo corregir una novela | Consejos para escritores, por MartitaraBookVlogs
  6. Cómo pulir tu manuscrito para enviarlo a una editorial, por Mireia de No

 

🌺 Dicho todo esto… ¡mucho ánimo y cree en ti y en tu novela! 📖

Y, si tienes algún otro truquito o consejo rápido de corrección, no dudes en dejarlo en los comentarios para que todos podamos aprender de él. 

Utopía - Ana Calatayud L.

Cosecha del 96, escritora y actriz (empezando en el doblaje) graduada en Educación Primaria con mención en Educación Física que aspira a convertirse en bibliotecaria.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Marieta

    ¡Hola!

    La verdad es que me parece un artículo muy útil: tanto para aquellas personas que decidan escribir una novela cómo para aquellas que tengan que escribir un texto por cualquier otro motivo. Sinceramente, me parece que es un artículo muy completo y bien escrito. ¡Felicidades!

    ¡Un abrazo y hasta la próxima!
    Marieta ~ Relatos de una náufraga

  2. Yersey Owen

    ¡Hola! Es un artículo fantástico y muy útil para aquellos que, en algún momento de su vida de escritores, tengan que ponerse a corregir un texto, ¡y que tantos dolores de cabeza nos da! Lo único que no hago de todo lo que comentas es el lector de voz de Word. Ni lo he probado ni sé cómo funciona, pero siempre se pueden aprender cosas nuevas :). ¡Un abrazo!

    1. ¡Hola, Yersey! No sabes lo que me alegra que encuentres útil este artículo, ¡mil gracias por tus palabras! La verdad es que en mi caso la corrección llegó a afectarme físicamente y quería aportar mi granito de arena para hacer el proceso de corrección de otros escritores lo más fácil posible. Y lo del lector de Word tienes que probarlo y decirme qué te parece, por favor, a ver si soy yo la única que está enamorada de él jajaja
      ¡Un abrazo enorme!

Deja una respuesta